LO MIO ES MIO, Y LO QUE TU ME REGALES, DALO POR PERDIDO






Soy un tipo de sencillos principios y también de radicales finales (siempre y cuando sea yo quien termine, de lo contrario ruegooo, ya recordaran a la finada machucondededopequeñodepieizquierdo que le rogué hasta dejar mi dignidad por debajo, del titanic)

Como sea. Ese no es el punto.

Este puente gracias a unos camarones asesinos que decidieron incapacitarme socialmente y sumergirme en una profunda cuarentena en mi habitación. Decidí iniciar una actividad completamente epica, ordenar mi habitación.

Mientras ordenaba con cuidado, el caótico lugar. Noté como muchas de las cosas que tengo no son cortesía de mi billetera. Fueron obsequios, detalles y demás artículos obsequiados por mis intentos, opciones y reales relaciones. Cosas que finalmente conservo como recuerdo de una oportuna despedida. Artículos que indirectamente significan: Gracias por intentarlo conmigo, acá esta tu camiseta como premio de consolación.

Pero la verdad solo conservo cosas realmente útiles. De tal manera que cuando ya no están a mi lado, les sigo dando uso, sin el cargo de conciencia emocional. Tal vez es por eso que me enferman otro tipo de detalles como peluches, almohadas, cartas y/o postales. Elementos que van al mismísimo bote de la basura o sufren apuñalamiento en tercer grado con desmembramiento consecutivo cuando cruzan por ultima vez mi puerta.

Quizás mi armario cuenta una historia, (y estoy seguro que el de ustedes también) Y todos esos detalles útiles se convierten en reliquias de nuestra historia sexual. Si nuestros ancestros dejaron pinturas rupestres, muchas de ellas me dejaron camisetas que afortunadamente no violan mi espacio, solo me facilitan la vida en caso de tener mucha ropa sucia.

Una vez encontré algo de un ex en la casa de mi sadista de turno, y en realidad no se que me molesto mas, pensar que había alguien antes que yo o q usara ese deforme y barato peluche para dormir. Por ese motivo la relación termino donde terminan los peluches que me obsequian.

Al menos mi colección de artículos hacen parte del secreto mundo de mi pasado, de mi ex histérica por que no le quise regresar ese costoso pero útil regalo y mío que conservo el paradero del bolsillo que sirvió para comprarlo

Es por eso que tengo claro que en cuanto a bienes obtenidos durante algún intento de relación se refiere, son nuestros. Pero si terminamos y aun están bajo mi poder sencillamente son míos, por que si me lo regalan, tienen que darlo por perdido. Así me educó mi santa madre y su infinito conocimiento: “Porque lo que se regala, no se pide”

Por eso tengo cuidado con las cosas que regalo, para luego no tener que arrepentirme y tener que conformarme con extrañarlas.

Gracias queridas ex, mi armario y yo como las queremos!

5 comentarios:

  1. SOY SINCERA ALGUNOS COMENTS CAPTURAN MI ATENCION "LO MIO ES MIO, Y LO QUE TU ME REGALES, DALO POR PERDIDO" .. ASI ME LEO LO KE PUBLIKAS ... MUY BUENA VIBRA

    ResponderEliminar
  2. Como el anillo todo se devuelve. Hay que ser caballero y regresarle todo.

    ResponderEliminar
  3. q buen post es muy cierto lo q se regala no se pide asi valga millones y esa $$$ t este haciendo falta.jajajja y todo x esos momentos cuando crees q es la persona q estabas esperando. se gana mucho cuando es el otro el q piensa eso xro si eres tu la llevas y d q manera!!

    ResponderEliminar
  4. Los regalos como tarea no son tan fáciles de encontrar, pues cuando das algo definitivamente quieres que sea significativo y lo bastante especial para que la persona a quien se lo obsequias recuerde al verlo los maravillosos momentos que se compartieron…por eso la naturaleza del regalo es el cariño o por lo menos el gusto de quien regala y no importa la manera en que la relación termine pues lo bello de recordar es que tienes la opción de escoger los buenos instantes vividos…….con el detalle no sólo se da algo material, sino como dice la canción: regalas tu orden y tu desorden…tu filosofía, tus historias y tu memoria….UBPT mateo

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.