LA CURIOSIDAD MATO AL GATO




Uno de esos dichos que sabemos desde hace siglos de los siglos, amen.


Pero que difícilmente entendemos y menos aplicamos.


Antes, me tenía que conformar solo con las cartas y tarjetas que escondía debajo de su colchón (descubrí ese cuchitril de mi machucondededopequeñodepieizquierdo) o en esa caja vieja que guardaba en el fondo de su cajón. También con el honesto y siempre cómplice, buzón de mensajes recibidos de su celular, o en su defecto las llamadas realizadas o perdidas donde aparecía maravillosamente la hora en que fueron recibidas.


Mil y una maneras de buscar de donde venia el olor a rata muerta dentro de mi relación.


Después de encontrar once ratas podridas. Yo empecé a hacer mi blog y ella supongo decidió cambiar los escondites tan mediocres de sus infidelidades (aunque honestamente creo que también opto por salir con manes un poco menos celosos y astutos que yo) Después de ese despiadado resultado, por estar buscando lo que no se me había perdido. Me convertí en el enemigo número uno del esculque y la revisadera del celular. Honestamente me parece una mamera andar con alguien buscando una buena excusa para pelear o peor aun para romper. No hay que torturarse a uno mismo con algo que honestamente no quiere saber


Pero los tiempos cambian. Y ahora la cosa es a otro calibre. El plan vigilancia se puede hacer desde la comodidad del hogar. Ya no hay que ir a voltearle la cama y mucho menos secuestrarle el celular. Solo es cuestión de mirar el facebook, los mensajes de twitter, quien es amigo de quien. De donde vino el toque. Y listo. Me espanta la capacidad tecnológica y la ciber desventaja que tienen las relaciones infieles por estos días. Y si no se sabe la verdad, se tiene la mejor de las películas de infidelidad que se han grabado en la historia.


Toda una epopeya, que lo único que hace es acabar la relación por asfixia y persecución o secundándole al sicótico investigador de pacotilla el gen para seguirse creyendo Mulder. Como sea. Mirar y esculcarles la vida a las personas con las que salimos. Es una manera muy efectiva y moderna de arruinar una relación.

Pero otra cosa completamente diferente es verificar en el facebook, como nuestras ex se la pasan lagarteándose a nuestros amigos y mandándole toques e invitaciones. Como sacan las garras las hijuemadres a penas nos descuidamos un ratico. Es que definitivamente ya no hay temor de Dios. Se pedio el respeto. Ya tengo 33 amigos en común que tienen todo el potencial para ser mis hermanitos de leche. No importa aquí no se está vigilando, tampoco se está dañando ninguna relación (porque finalmente eso ya estaba dañado), ahí en ese preciso momento es cuando la curiosidad no mato al gato. Mato cualquier tipo de esperanza con esa baracunantana!


Y es que ahora las redes sociales están de moda entre los abogados en los juzgados cuando de divorcios se trata. Y para mi están de moda cuando si la estúpida idea de reciclar se me pasa por la cabeza.

5 comentarios:

  1. Hola Mateo como siempre muy acertado en todo lo que escribes.

    ResponderEliminar
  2. hola mateo!!! muy bueno tu post pero la verdad algunos se ganan la esculcada y ps tambien sirve para abir los ojitos y darse cuenta q t estan engañando o buscando reemplazo, aunke aveces paresk desconfianza y celos. uuuyyy pero es una mamera ese plan d detective hasta del celular y ps si encuentras pruebas si kiza t dolera pero almenos t vas antes d q avancen mas las cosas y sea peor.
    ¡¡¡ bye besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, con tanta red social se pone difícil lo de ser infiel y además de que al persecución se vuelve más intensa, ah! Pero más sabe el diablo por viejo que por diablo..

    ResponderEliminar
  4. Una red social es una herramienta de un uso bastante limitado. Extralimitarse en eso, sobre todo en lo que tiene que ver con nuestras relaciones interpersonales, es clavarse uno mismo el cuchillo. Y esculcar es un error craso. Las mujeres no botan nada, y menos si es de un ex-novio que quisieron mucho. Te recomiendo el capitulo de la muerte del perro en "La Insoportable Levedad del Ser" de Milán Kundera.

    ResponderEliminar
  5. Los Martirios y lirios se siembran con la misma facilidad… ¿Acaso tan sencillo es darnos dolores de cabeza?, lo cierto es que la base de una relación es la confianza y si no se confía en la persona con la que se comparte mente, cuerpo y alma, ¿en quién deberíamos confiar?, así que, sí esa persona nos hace dudar es porque algo se trae entre manos, pues “cuando el facebook suena piedras lleva” … por otra parte como diría mi tía Lula (jajaja) -el que busca encuentra-, así que mi querido Mateo comparto su pensamiento, es más divertido buscar una manera de disfrutar los placeres de una relación a buscar excusas para pelear o romper…Abrazos

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.