LO MEJOR DE ESTAR SOBRE LOS TREINTA


Hace unas semanas alguien me dijo que porque hacia videos en youtube, que para que intentaba hacer cosas que hace la gente de veintitanto. No crean, por un segundo me afecté. Era que estaba una decada atrazado en mi desarrollo mental? Me siento pollo y en realidad soy un cucho sin madurar?

Les juro que me revalué un par de veces. Hasta que le encontré sentido a todo cuando me pregunté. Volvería a tener veintitrés?

La respuesta fué automática y les juro que completamente honesta. Ni por el putas. Luego de tener veintitantos, lo mejor que le puede pasar es subir con dignidad a los treinta y darse cuenta que los veinte era la primaria de la vida.

Para empezar, uno a los treinta, sabe manejar su dinero. Después de quedarse sin un peso, uno sabe como conseguirla y hacerla rendir. Uno a los veintitantos podía pasar un fin de semana mirando al cielo rogando. A los treinta y tantos no hay manera de que esto pasa, uno sabe de avances, prestamos o de quien le puede cubrir la espalda para no morir de aburrimiento en su casa

Pedirle la cédula a una mujer depues de los 30 es todo un piropo. Porque ellas no lo entienden como un tema completo de seguridad. Sino como un tema absoluto de vanidad, pedirle la cédula a una mujer ella lo entiende que está conservada, que se mantiene, que esta rica que aun pasa como lolita.

Una borrachera a los veinte es universitaria. Puede ir de guaro, cerveza, vodka y hasta chicha si le ofrecen. A los treinta las borracheras son ejecutivas, uno ya sabe que no mezcla y si lo hace por error sabe como pilotear el guayabo. Ya uno tiene la dignidad de no amanecer abrazado al inodoro mientras deja hasta el último tetero como consecuencia del perrón que se pego. Ya uno sabe que se toma para no enguayabarse y si le da al menos no hace promesas incumplidas que jamás lo volverá a hacer

Una mujer a los treinta y tantos no llora por que si, llora por que sabe que puede lograr algo, lo que sea. Es más uno cuando esta entusado llora con un ojo y busca con el otro porque ya no le da tan duro decirle adiós al amor de su vida. Error, uno a los treinta ya no cree en el amor de la vida. Ya uno entiende que ese es la mamá o los hijos el resto son amores para pasarla rico y no para torturase

A los treinta uno no tiene remordimientos si llega a pasar algo mas. Y si pasa algo mas uno agradece que no se queden a dormir, porque uno sabe que una cama solo para uno es mas placentera que arrancharse con alguien que uno ni quiere. Pero si dado el caso le preguntan si se pueden a quedar a dormir uno puede decir NO y no le da remordimiento, porque a uno ya no le da pena, ya no pide si tiene gomitas en una farmacia porque aunque haya algunas excepciones uno a los treinta al menos ya tiene clarito que quiere, y que no.

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.