DIATRIBA DE LOS AMORES DE VERANO



Todos hemos tenido amores de Verano. O amores de vacaciones. Bueno... al menos yo si.

Recuerdo alguna vez cuando era adolescente que "Me enamore" de la primita de un vecino que había llegado de vacaciones. Deliré de amor por ella el par de semanas que estuvimos juntos. Luego ella tomó su maleta y se regreso a su ciudad. Mientras ella estaba en el aeropuerto yo estaba olvidandola. Estoy seguro que ella también. De hecho hasta este post recordé su existencia mas no su nombre (Y no se como se llama, suena el reggaeton de fondo)

Alguna vez cuando viajé un par de semanas en cartagena también tuve un affaire con una arquitecta muy hermosa que vivía a un edificio del hotel donde me estaba hospedando. Fue romántico, magnético y sexual. Recuerdo el sonido del mar, las miles ideas estúpidas que se pasaron por mi cabeza "Si no viviéramos tan lejos" y las trasnochadas tan brutales que me pegue en aquella oportunidad. Estoy seguro que ella me olvidó antes que hiciera el check-out en el hotel, yo lo hice... ve!! de hecho no lo he hecho del todo. Ya que estoy solo podría intentarlo con ella (Nah es bromis, dos años después me enteré que también le dio el mismo paseo turístico a un amigo que se hospedo en el mismo hotel y gas)

Y si de amores de verano (O de vacaciones porque de hecho en Bogotá verano pocón, pocón) El más memorable para mi fue hace algunos (muchos) años con una estudiante de medicina que conocí aca cuando decidí pasar aca unas vacaciones de semana santa. Eso fue amor puro durante cuatro días. Nos juramos amor eterno, eso fue dramático como culebrón Venezolano. Es mas cuando llegué a Bogotá pensé en reencontrarme con ella. Solo que ella decidió encontrarse con mi mejor amigo (Esa es otra historia que ya les conté, pero se las dejo aquí)

Pero... y que pasaría si tu amor de verano lo conoces en otra ciudad y resulta estar también de vacaciones, por que esta radicado en su cotidianidad a solo unas cuadras de tu apartamento?

- La he intentado localizar, le envío mensajes al FB, la he invitado a cafés, cine y hasta a repetir lo que hicimos en el piso una noche ebrios -  (Intenté omitir esta parte lo prometo pero me pareció tan cursi que no pude)

Pobre idiota, olvidó el pilar de los amores de vacaciones. Su eje fundamental, las distancias. Al parecer da igual sean kilómetros o cuadras. Si es de verano, es de verano. Fuera de temporada no existe. O eso concluí. Supongo que si mi amigo quiere volver a ver a su amor de vacaciones, tendrá que esperar eso las próximas vacaciones

Nos leemos al rato, bye

Mtw

3 comentarios:

  1. Aquí en Cartagena se respira amor puro...No te preocupes hay amores de verano que pasan a ser de largo plazo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Demasiado bueno, me encantan tu blog, no lo dejes de hacer*-*

    ResponderEliminar
  3. Amorrrrr q delicia yo quiero revirlos todos

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.