EL ARTE DE NO FORZAR LAS COSAS



Resulta todo un arte.

Ayer me encontré con Carlos. Un amigo con quien nuestras conversaciones no habian pasado de unos minutos cada vez que conicidimos desde hace dos años con nuestro circulo social.

Por cosas de la vida me dijo que estaba cerca a mi apartamento y decidimos salir a tomarnos un café. A echar carreta, a pasar el tiempo.

Conversamos por un poco mas de dos horas. Hablamos de todo, el trabajo, las amistades, los viajes la rumba y lo particularmente solos que se puede llegar a estar en una ciudad como Bogota.

Si, porque aunque no lo parezca y la vida en las redes sociales de Carlos o las mías. Luego que se acaba la reunion, se apaga la camara y se cierra la puerta. Bogotá como las grandes ciudades del mundo son un paraiso solitario.

Es ironico encontrarse con tantas personas en el mismo lugar deseando lo mismo que todos los seres humanos. El amor. Y la unica manera que tactica que tienen para encontrarlo es esperando. Es todo un arte que todos aprendemos a dominar. Y mas cuando estamos por los treinta.

Nos inveramos picnis con los amigos. Rumbas demoniacas hasta el amanecer. Dedicamos el tiempo que supongo podriamos compartir con alguien que nos quiera y queramos, en tareas interesantes y formadoras como aprender mandarin, cultivar orquideas (O marihuana en algunos casos) hacer videos para youtube o llenar soledades... durmiendo.

Digo, en este momento me siento comodo con mi soltería. Carlos también. Quizás usted tambien. Nos concentramos en otras cosas, otros proyectos. Pensamos como ahorrar para comprar un apartamento, un carro o irnos de viaje a la puta mierda. Mientras eso esperamos que el amor llegue a nuestras vidas. No uno eterno, pero si uno en el que se pueda celebrar aniversaros. No horas.

No lo forzamos. Solo esperamos que pase.

Hace 370 dias termine mi ultima relación y mientras mi ex ya esta feliz con su nuevo amor yo sigo sentado espero que me toque el turno. Y nada pasa. (aunque debo admirlo, por un momento pernse que me habia tocado, pero ya me quedo claro que no)

Siento que aprendimos el arte de resignarnos y lo camuflamos en no forzar las cosas. Deberia existir un lugar donde a uno le digan exacto quien es, donde será y porque será. Asi nos olvidamos de ser los Penelopes de la vida y nos preparamos para el momento exacto y punto.

No se cuando sea mi momento. O el de Carlos. O el suyo.

Pero supongo que algun dia llegara. Y si no llega. Tendran muchos post como estos de aqui en adelante.

Nos leemos al rato, espero que no tan nostalgicamente soltero como hoy
Bye

5 comentarios:

  1. Y qué si forzamos las cosas?, si vamos desaforadamente y la embarramos y por intentar consolidar algo terminamos destruyéndolo; y si nos arrepentimos por no manejar los tiempos (que terminan siendo tan distintos en cada ser humano por sus experiencias y fantasmas en lo que popularmente llamamos "relaciones de pareja"); y qué si fracasamos con nuestra soledad? si resulta una pérdida de tiempo y de esfuerzos inútiles tratando de acabarla lo más pronto posible... y qué si...? Pues nada, no pasará nada y ya.

    ResponderEliminar
  2. Mateo y si tal vez si existiera esa persona, si esa persona!!! el sapo de estanque que algún día se convertirá en el príncipe azul, ese, el que tú y yo estamos esperando desde hace bastante tiempo?... Que tal si en verdad existiera una persona destinada para acompañarnos en este camino llamado vida, y que en algún momento encontraremos para ser feliz?... Te comparto este link de la Historia del Hilo Rojo la que une el corazón de las personas por medio de la arteria Ulnar, sin importar la edad, clase social, profesión y/o demás cosas a las que estamos acostumbrados a desear y buscar en una persona… Échale un vistazo!!!
    http://doritocoreano.tumblr.com/post/53560178418/la-leyenda-del-hilo-rojo-del-destino-especial-japon

    ResponderEliminar
  3. Que mi alma se vaya a caminar contigo....

    ResponderEliminar
  4. Ustedes dejen lo cursi. Esto de no forzar las cosas es un arte aplicable a casi todos los ámbitos de la vida cotidiana. En mi caso, descubrí un día que una amiga, después de haber hecho tantos trámites y gastado tanta lana, se desanimó de seguir con la carrera universitaria que hace. Según me cuenta, ella deseaba estudiar otra cosa (y aún no sabe qué hacer). Entonces, descubrí que así, como ella, mucha gente ha caído al foso temiendo que no las dejara "el tren", sea con sus estudios, negocios y/o amores. Y si dejar que las cosas sucedan es un arte, considérame especialista en el tema. Mientras muchos jóvenes no pueden contar con los deditos cuantas parejas han tenido, yo confieso que mi historial está vacío. Por qué? Precisamente, porque sé que algo bueno espera por mí. Así que...
    Bueno, me encantó este post sin duda. Espero que tengas un buen día. Saludos! #TC

    ResponderEliminar
  5. Sólo queda algo; disfrutar de la soledad, aprender de ella, aprender a conocernos a través de ella. Amor, qué palabra tan ambigua, pero no se vale esperar para amar, el destino siempre nos corrobora de la manera más chistosa que esa persona llegará en los momentos menos precisos.

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.