SEGURO QUE QUIERE LA INDEPENDENCIA?


Ayer fué el día de la independencia. El 20 de Julio de 1810 se vivió uno de los momentos más trascendentales para nuestro país la firma del acta donde de revolución selló la emancipación definitiva del yugo español. Definitivamente uno de los actos más trascendentales para la soberanía de la un país. Porque independizarse tanto como para un país como para uno de persona es realmente trascendental. Trascendental pero nada facil.

Por lo menos yo, a los 21 años. Le dije adiós al hotel mamá y hola a la independencia, cosa que en la teoría suena delicioso, pero en la práctica no es nada fácil. Porque hacer su grito de Independencia no es nada sencillo. Nada.

Para empezar podríamos hablar de las responsabilidades financieras. Se llaman facturas. Es entonces en ese preciso momento en el cual todas esas charlas del colegio sobre el medio ambiente y las cantaletas de mi madre recobran vida. Apague la luz, no solo por el planeta. Hágalo por el recibo. Todo para evitar el cobro jurídico o caer en las garras del Voldemort de las facturas. Data crédito. Cuando aparece ese sujeto. Dese por perdido. Es mejor quedarse sin mercado, sin trasporte pero nunca en Data crédito por que de ahí no lo saca NADIE. 

Ahí es cuando por primera vez uno intenta leer un recibo, entender que esta pagando y para donde van esos 34 extraños pesos que tienes que pagar redondenado a 50 pesos que si no los tienes, no te reciben el pago.

Otra de las cosas que pasan, y que nos hace cuestionar si realmente hacer un grito de independencia tiene que ver con lavar. Cuando usted vive en su casa materna, su madre o su empleada le encuentran lo terapéutico a sacar las cosas de los bolsillos, a ponerlas al derecho, o al revés o como se tengan que poner para meterla a la lavadora, luego sacarla, extenderla, colgarla si es el caso, doblarla y esperar un par de días a que nuevamente este esperando que la laven. 

Usted sabe el costo que tiene el jabón de lavar? Es por eso que cada vez que se acaba el detergente y tengo que salir al supermercado por mas, le pido al dios del Detergente a San Ariel, FAB, Top o al que usted le encomiende el cuidado de sus telas que halla un súper descuento y que algún día, no muy lejano también traiga como obsequio una gentil señora que le encuentre gracia a sacar las cosas de los bolsillos, a ponerlas al derecho, o al revés o como se tengan que poner para meterla a la lavadora por que a mi esta tarea se me hace de las mas cacorras que puede uno hacer viviendo solo en una casa. Y si la ropa sucia se lava en casa, debo confesarles que a mi me estresa lavar la mía. 

Otra de las cosas que definitivamente es muy dura de vivir solo. Es eso la soledad. Sobre todo cuando tiene un gato que no habla español y por mas que el se esfuerce en preguntarte como le fue, uno no le alcanza a entender sus opiniones ni mucho menos sus consejos. Ahí es cuando uno valora el contacto humano. De hecho, ahi es cuando usted finalmente entiende ese tipo de personas que buscan espacios comunes para buscar conversación. La señora que le habla a uno en la fila del banco, el taxista que necesita estirar las cuerdas vocales, la vecina que le saca conversación hasta por una matera o el portero que considera que el chisme es la mejor manera de socializar. No sé, se me hacía como una limosna emocional, pero cuando usted vive solo le empieza a encontrar sentido a todo.

Estas son solo unas, de muchas razones por las cuales vivir solo y hacer el grito de independencia es delicioso en teoría pero difícil en la práctica. Que tengan lindo fin de semana!

Good Luck
Matt

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.