CUANDO NO HAY MAS CITAS LUEGO DE UN GRAN SEXO.


Mis relaciones sentimentales han tenido altas y bajas. Aunque honestamente han sido más bajas que altas. Treita y tres años, cuatro ex- relaciones y cinco años soltero. Ahora que lo leo así, siento que podría estar haciendo referencia a un hombre bien maluco, bien pendejo o bien perro. Pero no me considero así. Creo. (Sabrá como me ven los demás y yo tenga una visión distorsionada mi realidad, cosa que si es así, me resulta más perturbadora aún).

Como sea, supongo que por mi alto nivel de cinismo en  creer "Que va a aparecer una persona perfecta con la que envejeceré a su lado" conozco muchas personas que se sienten en confianza para contarme sus desventuras amorosas para que yo les de una cachetada con mis opiniones. Opinión que me pidió Mariana, una profesional de casi 35 años con un muy buen sentido del humor y no muy agraciada que conocí en Bogotá casi al tiempo que llegué a vivir acá. Es socióloga, así que esto de hablar es lo suyo... eso y los hombres equivocados por lo visto.

La historia de Mariana con lo más cercano que tuvo a una relación en este último año empezó regresando likes a un atractivo médico que encontró en Instagram, y que no se había animado a conocer a pesar de estar viviendo muy cerca. Pero como dicen por ahí, las cosas deben pasar cuando el universo quieren que pase y como pase. Hace un mes un sábado en la mañana decidió dar el siguiente paso y ponerse una cita con un tipo de quien conocía muy bien sus historias, sus memes y sus fotos. Había pasado el suficiente tiempo como para haberse percatado que el tipo no era como esos que aparecían a diario en sus redes sociales tirandole los perros por desparche.

Ella, como toda mujer "que sabe lo que quiere y para donde va" empoderada y toda esa carreta femenina actual, decidió que lo mejor para una cita con este sujeto sería un sitio imparcial donde ofrecían una gran carta de cocteles, buena música y el lugar indicado para tener una bonita velada. Así que finalmente terminaron conociéndose. Es emocionante ver la cara que ponía esta vieja amiga cuando me contaba su historia. 

El tipo resultó ser más atractivo de lo que ella podía ver en sus fotos. Uno ochenta, olía a rico y tenía una sonrisa que al parecer fueron difíciles de esquivar. Compartieron historias, risas, confesiones, piropos mientras cada vez sentían que existía una conexión tan particular que la hizo sentir muy especial. Eso y supongo yo la cantidad de licor que tenían ambos en su cabeza. 

Y que pasa cuando un adulto combina la euforia de la química con el exceso de alcohol que es perjudicial para la salud?

Amigos, no existió sábana que aguantara tanto "merequentengue". No quiero ser detallista de lo que me confesó pero básicamente les faltó la portería por ver la manera en la que el par folló hasta el amanecer. Durmieron abrazados y muy temprano en la mañana el le prometió que se verían al día siguiente para arruncharse y hacer un plan menos etílico y más romántico.

Ya pasó un mes y Mariana sigue esperando que su amigo virtual de dos años cuyo sexo de primera cita fue tan increíble llegue con una pizza, con ganas de hacerlo en la portería y al menos tener una razón para odiarlo. Pero no ha pasado, solo ha recibido excusa tras excusa y viviendo a tres cuadras el tipo no ha tenido tiempo para ella. Es más man no le dió ni el chance de verla de día.

Ahora yo me pregunto. Uno como amigo luego de escuchar semejante historia, que puede pensar y que le puede decir sin realmente equivocarse y tampoco hacerla sentir mal pero darle a entender que quizás el man quería comérsela y ya. Creo que no existía manera. Y eso hacemos los amigos solteros cínicos. 

Pobre webona.

A final de cuentas no creo que la pobre después de lo que hablamos tenga la esperanza de que su medico aparezca con una excusa convincente. Y yo pude concluir que sin importar los años que tengas encima, lo mucho que sepas de las relaciones, la vida, el camino pisado y las experiencias ganas en la vida. Tener 25, 35 o hasta 55 no garantizan que cuando encuentres alguien que te guste mucho y que folle rico te haga comportar tan ilusamente como cuando eras adolescente. Hay cosas que nunca aprenderemos.

Linda noche.
Mtw

3 comentarios:

  1. Respira y Anhela...esa es la vida. Quien en algun momento no se ha quedado con ganas de "mas", de un simple saludo hasta un polvo sublime(quien no quiere repetir?). Tuviste un encuentro unico, q té permite contarlo así excitante, tal vez de repetir pierdes la "magia Disney"...los médicos somos impredecibles jajaja.. Por ahora piensa q comisté y no q fuiste comida.

    @Fabianchojm

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razon .. pero asi es el ser humano. Cuando unos van otros vienen y no siempre lo que para mí es buen sexo puede serlo para el otro. Y lo que para mi fue asunto de una noche para el otro puede ser la "gran ilusion". Siempre necesitamos ese amigo cínico que nos vale de nuevo a la realidad. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Una pregunta, a ver si entendi...lo último de tu post significa que sin importar la edad todos podemos ilusionarnos tontamente?

    ResponderEliminar

Con tecnología de Blogger.